PAPAS FRITAS PERFECTAS

Este es un consejo buenísimo para que tengas unas papas fritas crujientes y nada aceitosas.

  1. Pela las patatas, córtalas en tiras más bien finas y déjalas en remojo con agua fría durante aproximadamente 2 horas. Cuando vayas a cocinar las patatas, sácalas del agua y escúrrelas.
  2. Prepara una bandeja de horno y pon sobre ella las patatas. Sécalas con papel absorbente.
  3. Pon una sartén con bastante aceite de oliva a calentar y cuando el aceite esté caliente, mete las patatas en pequeñas tandas. No deben quedarse doradas, solo debemos cocinarlas durante unos 4 minutos aproximadamente.
  4. En ese momento, sácalas y ponlas a escurrir sobre un papel de cocina absorbente.
  5. Vuelve a calentar el aceite de oliva y una vez esté bien caliente vuelve a freir bien las patatas en varias tandas hasta que queden bien doradas y crujientes. Después vuelve a retirar el aceite sobrante con la ayuda de un papel absorbente.
  6. Una vez las tengas bien escurridas de aceite, sálalas con una buena sal, y estarán listas para comer.